sábado, 12 de diciembre de 2015



Tres gotas de Aceite. Solamente tres gotas

El Aceite procede de un árbol histórico y entrañable. El olivo simboliza inmortalidad porque vive, fructifica, y se renueva desde hace miles de años.

Los aceites de oliva tienen cada uno su estilo, su silueta y su perfil, que vienen definidos por los factores que influyen en la calidad y estilo del fruto: características climáticas, suelo, variedad de la aceituna, cultivo del olivo, y  elaboración del aceite.

La innovación y el desarrollo que se ha experimentado en los últimos años, ha sido enorme. Hoy se presta mucha más atención al cuidado de los olivos, y a la recogida de las aceitunas. Los mejores aceites se realizan mediante una extracción en frio. Con este proceso conseguimos menos zumo pero de una calidad superior, ya que estamos evitando la disolución de ceras y otras sustancias.

El Aceite es la grasa más noble. El Aceite de Oliva Virgen Extra nutre, suaviza, conserva, aromatiza, es portavoz de luz y de calor, calma y pacifica, depura y limpia. A través de estas propiedades se le atribuye el ser símbolo de sabiduría, de luz, de inteligencia, de paz.

Desde el punto de vista de la salud, no sólo previene la hipertensión arterial y los niveles altos de colesterol, sino que directamente minimiza las posibilidades de sufrir un infarto.

Tomar cada día aceite de oliva virgen extra con unas gotas de limón aporta interesantes beneficios preventivos, medicinales y curativos. El aceite de oliva con zumo de limón es una excelente opción natural para depurar nuestro organismo.
Es bueno en el tratamiento de problemas digestivos, y beneficioso en caso de colesterol y triglicéridos altos.

En relación a las cantidades diarias recomendadas, se aconseja tomar tres cucharadas diarias, lo que equivale a unos 50 gramos de aceite cada día.

Probar el aceite, olerlo, mirarlo, analizarlo, constituye  una actividad deliciosa. Recomiendo  que hagas estas operaciones con los grandes aceites y habitúes olfato y paladar a las singularidades de sus aromas.
Cuenta una leyenda que el dios Cupido enamoró a la mortal Psiquis. Y puso una condición a su pareja, que consistía en la prohibición de que Psiquis viese el rostro del dios. Una noche la dama no pudo aguantar más y aprovechando que él dormía, encendió el candil, y quedó tan impresionada por su belleza que le tembló la mano y tres gotas de aceite cayeron sobre el hombro. Los efectos del aceite transformaron a Cupido que descubre súbito el Arte del Placer. El descubrimiento de nuevos encantos de su amada es tal que le llevan a convertirla en diosa,  y a levantar la prohibición.

No en vano, esas tres gotas de Aceite eran de Oliveras Centenarias.

Tres gotas de aceite. solamente tres gotas, sobre el hombro izquierdo de tu amante. Después déjate llevar.

 Cata de Aceite Cortijo Blanco
 Diciembre, 2015