domingo, 25 de septiembre de 2016



Abróchense los Cinturones

Atravesamos un espacio de gran turbulencia. Es muy peligroso volar en estas condiciones. Pero es lo que hay. 

El piloto no habla. Yo confiaba en el piloto. Confiaba a medias, pero ahora siento vértigo. Este hombre dejó el timón de mando hace mucho tiempo en manos de “Rita la Cantaora” y sus “coleguitas”… En cualquier momento nos precipitamos al mar.  “Un tropel, una turbamulta, un jaleo…”

Por si era poco, nunca me fie del “Copiloto”. Se le ve confuso y desorientado. Ya me gustaría a mí que lo hicieran Comandante, pero corremos el riesgo de no ir a ninguna parte.